domingo, 17 de octubre de 2010

Jersey, 14-10-2010

Tengo que confesar que esta semana he estado travieso. Yo tenía mucha curiosidad por probar a Rosa Amor así que quedé con ella. Mi primera sorpresa fue que recibe en el mismo apartamento que María G. La verdad es que la experiencia con ella resultó buena pero no estoy aquí para hablar de ello sino de María G. Resulta que cuando acabé de follar con Rosa, ni corto ni perezoso le pido el teléfono de María, la llamo y quedo con ella a las tres de la tarde (había estado follando con Rosa) hasta las 14:30 aproximadamente lo cual me dejaba sólo media hora de margen para recuperarme. Como sé cómo trabaja María G, reconozco que me entraron dudas, sería capaz de recuperarme? Haría el ridículo frente a semejante hembra? Así fue pasando el tiempo hasta que a las 15:00 la llamo y entro a su piso, nada más entrar me besa y me ayuda a desvestirme, esta vez no fue tan erótico como aquella en la que me desató los cordones de los zapatos pero cuando sólo le quedaron las braguitas yo ya estaba empalmado como un burro, estábamos los dos de pié y empecé a jugar con su sexo, lentamente la fuí volteando hasta que quedó de espaldas a mí, en ese momento le levanté una pierna, la cual apoyó en la cama y la penetré hasta el fondo, así estuvimos un ratillo hasta que ella me atrajo hacia la cama. Mientras nos echábamos le dije que ni se le ocurriese que le iba a perdonar el francés a lo que ella respondió "ni se te ocurra". Me hizo un excelente francés y luego se sentó sobre mí en una cabalgada vaginal hacia la gloria.

Hasta aquí todo estupendo pero estaba a punto de llegar lo mejor de la manera más insospechada, como yo me encontraba cómodo tumbado de espaldas con ella encima de mí, le dije que según estábamos pasásemos a hacer un griego, ella quizo cambiar de postura pero yo le dije que no, que seguíamos así. Me confesó que en esa postura no lo hacía muy bien pero le dije que no importaba, así que sin dudarlo un segundo, sacó mi miembro de su vagina y la introdujo poco a poco en su ano. Yo sentía como se iba dilatando por dentro, poco a poco. Al principio casi no me moví con el objeto de que dilatara bien, luego empezamos a movernos com más ritmo hasta que de pronto ella echa las piernas hacia delante, dobla las rodillas y se encoje hacia mí, ofreciéndome una penetración profundísima y placentera. Estuvimos haciendo un griego profundo en esa postura durante mucho tiempo, las sensaciones me gustaría poder describirlas pero eran sencillamente indescriptibles. Cuando al final me corrí, me dejó dentro de ella un buen rato mientras conversábamos sobre lo bien que nos había salido el griego (ella se corrío) al llegar el momento de sacarla, mi pene se resistía a salir y su culito tampoco quería que saliera, resultando una de las sensaciones más placenteras de mi vida, increíble.

Aquí no acaba todo ya que nos pusimos a charlar (ella es una excelente conversadora) yo pensando en lo bien que lo había pasado y lo hecho polvo que me había quedado cuando de pronto ella se inclina hacia mi pene y empieza a besarlo y a chuparlo. Como la considero amiga, le hago notar que apenas restan unos minutos de tiempo y que mejor no empecemos algo que no vamos a poder acabar, a lo que me contesta, "no te preocupes del tiempo, si hace falta lo inventamos" Y así fué como echamos un segundo polvo magnífico.

Conclusiones:

María no es una puta, es una auténtica "cortesana" que te hace sentir el centro de atracción. Incluso podría llegar a ser una magnífica geisha, si no lo es ya.

A los que en algún post la criticaban por ser estricta con la hora, que vuelvan a releer mi crónica. Eso sí, María como buena cortesana, no te dirá jamás si no le agrada tu trato, simplemente cumplirá como buena profesional que es pero si sabes tratarla con educación, estoy seguro de que ella te responderá de igual manera...

lunes, 4 de octubre de 2010

Arturo brito, 30-09-2010

Esta semana pasada volví a Madrid con ganas de beneficiarme a MariaG. Tras la segunda visita uno descubre si la chica que tienes delante merece la pena: o vuelves denuevo o la descartas definitivamente.
Creo que iré una tercera vez: disfruta follando como si fuese hombre, tiene una conversación inteligente y no se hace la remilgada para que pase el tiempo. Además, siempre hay sobre la mesita de noche una caja de condones.
No necesito más.

DomCattus, 27-09-2010

Aunque ocurrió en el bukake, queria contar en su hilo la experiencia final del mismo para mí. Mientras ella atendía a otro en el colchón yo estaba sentado o derribado en el sofá, y como quien no quiere la cosa tire de ella levemente para atras y le dije anda ven aqui. Ella, de la forma mas natural del mundo empezó a hacer sentadillas progresivas sobre mi hasta metérsela, y no paró hasta que me corrí. Todo ello como si no estuviese prestando atención y como la cosa más natural del mundo. Me dio un enorme morbo la comparación entre su culito redondo y su cuerpo menudo y el mío que como algunos sabréis ocupaba bastante del sofa :D :D

María sigue sorprendiéndome con el sexo, y creo que eso es más que la suma de lo que sabe hacer o de lo que ofrece hacer

Miau

TheSpirit, 27-09-2010

Como no pude estar con María en la fiesta, me desquité un par de días después.

Sigue siendo la chica más sensual del mundo mundial.

Pude disfrutar de sus labios junto a los míos, recorriendo mi cuerpo y de su espectacular francés.

Después me dejé llevar y ella se puso encima mía y me cabalgó todo lo que quiso y más. Yo mientras también disfrutaba con sus labios, sus pechos y como es habitual, con sus jadeos.

Cambiamos de posición y pasé yo encima suyo. Seguí disfrutando hasta que no pude más y finalmente terminó de limpiarme con esa boquita tan hermosa que tiene.

Me quedé contemplándola un ratito y en ese momento me vino a la mente el día que la conocí, hace ya varios años.

Afortunadamente.

Sejo, 04-08-2010

He tenido un día muy duro en el trabajo, estaba estresado como nunca.

Me he acercado a ver a MaríaG para un asunto personal (nada de sexo) tenia que recoger algo,

pero... “joe” me abre al puerta en pelota picada, y uno no es de piedra señores.

Ese culito, ese coño jugoso, no he podido resistirme, que los dioses me perdonen, he caído.

Un rato después me he ido a casa la mar de contento.

Algunos después de correrse tienen el bajón, incluso se sienten culpables.

Pero yo me he sentido muy bien.

Un foro estupendo, unos magníficos Moderadores, buena gente en Esaschicas, señoritas que nos entretienen con sus placeres y que además nos acompañan aquí para mayor divertimento y relax.

Gracias MaríaG.

Soy feliz.

Sejo
Chupada de tetas, morreos, mamada, folleteo vaginal y anal, corrida guapa y al poco ella.

Selección, 22-07-2010

NOMBRE DE LA CHICA: Mariag
DIRECCIÓN: Calle Padre Damián...aprox.
INSTALACIONES: Sólo vi el salón...la verdad un poco raro porque todo el encuentro transcurrió en el mismo.
NACIONALIDAD: Espaoñola
EDAD APROXIMADA: Cercana a los 35
FECHA DE LA EXPERIENCIA: Principios de Julio.
TARIFAS APLICADAS: 130 € la hora + 30 € apartamento
¿TATUAJES O PIERCING?: No
DESCRIPCIÓN DE SU ROPA: Tanga blano, faldita, medias, sandalias de tacón y camisa sin sujetador. La vestimenta fue elegida acorde a una fantasía que teniamos ambos.
DESCRIPCION DE SU FÍSICO: Estatura media, 1.60 aprox, buen cuerpo (se nota la edad pero bien cuidado), pecho 90 - 95, culo duro, morena de piel y pelo.
VALORACIÓN DE SU FÍSICO: 8
TIEMPO QUE DURÓ EL SERVICIO: Una hora
FRANCÉS SIN: Sí, bien hecho y hastal el final
FRANCÉS COMPLETO: Sí, cuando me corrí no dejo una sola gota
GRIEGO: Sí nos costó un poco pero muy gustoso.
BESOS EN LA BOCA: Sí
IMPLICACIÓN: 8
VALORACIÓN DEL SERVICIO: 7
¿CHICA RECOMENDABLE?: Sí, genial para llevar a cabo nuestras fantasías
¿REPETIRÍAS?: Sí.
LO MEJOR DE ELLA: Su francés
LO PEOR DE ELLA: A mi gusto el apartamento donde recibe o mejor dicho el salón por que es lo único que ví. Hubiese preferido utilizar una cama. No se puede fumar.

Narco, 19-07-2010

Yo estuve hace poco cn esta chica y la verdad es que muy bien. Fisicamente creo que es la de las fotos aunque a mi me defraudo mas al verla en persona (tiene cara de malvada jajaja). Por otro lado el sexo muy bien, conversacion correcta ella es amable y la casa esta muy bien.
El folleteo muy bie y yo queria terminar con un frances naural hasta el final que fue de infarto....beso negro rikisimo.....y termine echandole todo en la boca y salpicando su cara boca y mi tripa...luego empezo a relamer todo y se trago hasta la ultima gota...ESPECTACULAR!!
Lo unico malo es que el precio me parece caro para el fisico que ofrece aunque supongo que repetire.
slds

ewok 3-06-2010

Yo cuando he estado con mariaG en Alberto Alcocer (hace ya un tiempecito) fué en un día de esos que te despiertas ya empalmado,y aunque te la cascas estas todo el día empalmado.....y piensas,maria no se me escapa.

Cuando llegue me ofreció algo de beber , llevaba una falda y despues de besarnos,me enseño su......chorreaba.

he de reconocer que iva como un flan,me hizo una buena mamada y follamos, he de reconocer que con el calentón que llevaba aguanté menos de lo que hubiese deseado,charlamos un buen rato y ya me tenía que marchar por que abía quedado.

No se , me encantó la experiencia por que en vez de muy super mega porno como pensaba que iva a ser fué muy en plan novietes , relajaos y bueno nos conocemos hace ya unso años y era algo pendiente que teniamos.

Una experincia muy grata que nunca olvidaré y que me sorprendió por la ternura , el morbo......destacar que justo antes de ponerme la ropa asomo una gotade semen y me la limpio a lengutazos , y cada vez que recerdo aquello me pongo a mil,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja.

El sexo fué genial, pero la charla creo aun mejor.

ArturoBrito, 3-6-2010

Tenía ganas de conocerla, cada vez que abría mi lumiagenda me asaltaba una sensación de ausencia. Su fama ganada a pulso y a pulsaciones de caballo, la expectativa de orbitar ante ese culo esférico, la inteligencia que rezuma en su literatura, y ciertas dotes naturales para llamar con su teclado –y presumiblemente con su voz- a las cosas por su nombre, prometían una experiencia única. Pero no había podido ser. La dificultad de frecuentar las mañanas matritenses me había impedido concertar un encuentro. Debía madrugar mucho para conseguirlo y el invierno no era estación propicia para abandonar la cama en lo mejor del sueño, ni siquiera para meterse en la de una de las lumis más deseadas de Madrid.

Llegada la primavera y con suficiente antelación le escribí para que me reservase hora. La noche anterior de mi viaje le hice una llamada. Me gustó su voz. La entonación de la gente segura de sí misma -siempre que no la destiña la vanidad- jamás incomoda. Tipo fácil de impresionar por mujeres con arrestos, me dejo llevar ante la esperanza de encontrarlas ocasionalmente. Por momentos, necesito acostarme con ellas, aunque nos enfrenten discusiones en el trabajo, y jamás las desee –en sentimiento mutuo- como compañera de copas, ni menos en mi casa. Nada nuevo. Si no para siempre, al menos como un paréntesis en la eternidad de nuestra vida cotidiana, solemos procurar la compañía de quien estamos seguros que no necesita para nada esa compañía.

Toco el timbre. Escucho su taconeo de un lado a otro mientras me hace esperar más de lo acostumbrado. ¿Habrá recordado a última hora que quiero que me reciba vestida? Por un momento pienso que no va abrir la puerta. Por fin lo hace y ahí está. La imaginaba más seria, no sé, tal vez con una cara más misteriosa o más poética, o con una sonrisa mezcla de ironía y perversión. Pero no, sonríe sin esfuerzo, posee un rostro de calentura, de pícardía, de búsqueda continua de placer para su cuerpo, la tía aquella que te lo puso tan fácil que nunca terminaste de creerlo: ahora no hay duda, se ha personificado en MaríaG, una jaca que es el morbo hecho carne, y está ante ti. Toda para ti.

Nada extraña que no exista solución de continuidad desde que la puerta se ha abierto hasta que se ha cerrado para verme salir. Ha sido una hora de actividad en la que follábamos hasta cuando no estábamos follando. Entrar en el apartamento y entrar en faena fue todo uno. Antes de que me quisiera dar cuenta ya se la había metido hasta el fondo. ¿O debo decir que fue ella la que me calzó a mi? Es una currante del sexo, pero no en plan cadena de montaje. Creo sinceramente que solo la posibilidad de practicarlo la pone cachonda y que disfruta gozando y viendo gozar a su pareja. No, mejor, no lo creo, a estas alturas lo afirmo rotundamente.

MaríaG está maciza, tiene el culo y las piernas duras como el corazón de un banquero. Los espejos me mostraban sus curvas, perdida su visión por la falta de perspectiva que sucede al acoplamiento. Se corrió a gusto cabalgando y luego pasamos al misionero. Esa cara de morbo y placer, la visión de unos ojos que pierden su órbita, me la endureció aún más. Retuve y alargué el polvo, no sin esfuerzo, viendo aquellas piernas de soslayo en el espejo y escuchando como me susurraba al oído una experiencia en la que había gozado como un niño ante un pastel de cumpleaños.

Mitigado el fuego dejé que diera rienda suelta a sus pensamientos. No sé si me calientan más sus apetitosas carnes o su facilidad para narrar sucesos biográficos. Bueno, en ese culo no hay photoshop, pero quizá su cabeza haga demasiadas concesiones a la imaginación. O quizá no. O tal vez sus historias sean más reales que ella misma. No hay más que verla trabajar para descubrir que no ha vivido un minuto de clausura. Santa Teresa y ella sólo tienen en común un éxtasis que pudo ser otra cosa más mundana. Tal vez Bernini tenga más de cabronazo que de artista.

Ya en la calle, fui a reponer fuerzas al Rodilla de Cuzco para la tarde de toros que aún me esperaba. Era temprano y no había mucha gente. Conversé con un señor que trabaja allí, me dijo que era peruano, un tipo simpático y amable, que al poco tuvo que acelerarse por la sucesión de gente que entraba. Ahora pienso que, si esto fuera ficción, no sería muy creíble introducir a un peruano en la zona de Cuzco, sonaría demasiado literario. Luego, a los postres, las palomas han bajado a comerse los restos de mi bocadillo mientras yo marcaba un número de teléfono pensando en la siguiente corrida. He estado a punto de volverla a llamar para ver si era capaz de repetir faena. Tras una tarde ajetreada y estresante, ya de vuelta a casa, me he asombrado de que fuera capaz de dudarlo. Aquí siempre se peca de ingenuo, pero en ocasiones no es pecado ni es ingenuidad.