sábado, 4 de septiembre de 2010

Amante14, 29-08-2010

Una putita si ... pero no una cualquiera.

Ha sido la tercera vez que he estado con Maria G. Por razones ajenas a mi voluntad han pasado algunos meses desde la vez anterior y ya deseaba volver a verla. Y es que Maria es mi putita preferida, para mi no es una cualquiera en ningún sentido. Es una morbosa y una viciosilla, cualidades que compartimos y que influyen para que mis experiencias con ella sean estupendas.

Soy un seguidor y lector asiduo de su blog y sus experiencias y estas sazonan mi fantasia y desatan mi excitación que suelo aliviar pensando en ellas y en la forma en que contribuir a ampliarlas, con mi modesta aportación.

Quedé con ella por la mañana el lunes y aunque tuve que esperar un ratito tomando café, al final recibi la señal para subir a su encuentro. Me recibió con un beso dejándose abrazar, lo que aproveché para poner mis manos en su rotundo trasero, apenas cubierto por su ligero vestido. Enseguida comenzamos a hablar de lo que nos gusta más y pronto estuvo tumbada en la cama dejándose acariciar y explorar por mis ansiosas manos y mis suaves besos. Fue tomando control de la situación y de mi, y al poco me pidió que la satisfaciera oralmente (cunnilunguus, comida de coño, para los que no entienden latines). Me apliqué con todas mis ganas a la tarea, y me sumergí entre sus piernas volcándome en lamer, succionar y mordisquear suavemente su sabroso coñito. Estuve asi un tiempo indefinido, disfrutando y haciéndola disfrutar, ella me pedia y me dirigia... y yo le daba mi lengua sumisamente, hasta que explotó de placer y no pudo seguir aguantando el contacto de mi lengua en su sexo. Le di algunos besos suaves antes de separarme de su delicioso coñito...

Entonces nos tumbamos uno al lado del otro y ella se adueño de mi polla, mientras hablábamos de ciertas experiencias y deseos de hacer otras realidad. Cuando estuve listo se montó sobre mi y me cabalgó con ganas mientras yo sujetaba su culito y le daba a la contra. Asi estuvimos un rato, hasta que le pedi que se saliera y se montara sobre mi cara.. para disfrutar del sabor de su sexo excitado y corrido... y asi me vine yo... cuando se dió cuenta se abalanzó sobre mi polla para recibir toda mi descarga en su boca ... uffff.... que gozada.. como le gusta. Claro, que ya sabe que a mi también, asi que no tardó en darme a probar mi esencia de su boca... haciendonos hermanos de semen por medio de un calido beso con lengua.

Espero volver pronto a disfrutar de mi querida putita Maria, pero estoy tranquilo, se que no va a sufrir de abandono, en absoluto. Y me encanta, porque se que es una viciosa y ninguno podria darle por si solo lo que ella es capaz de demandar. Pero no estamos solos, verdad?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario