jueves, 24 de septiembre de 2009

Lobe estepario, 30-06-09

Después de un tiempo semi-retirado de esto, pues decidí darme un capricho e intenté contactar con María.

CASA/CLUB: Independiente

DIRECCION: Apartamento por Alberto Alcocer

NOMBRE: MaríaG

TELEFONO: 600073770

PRECIO: 160 Euros (todo incluido)

VALORACION FISICO (DE 1 A 10): no soy quien para juzgarlo, teneis fotos y valorad vosotros

VALORACION EXPERIENCIA (DE 1 A 10): 7

FECHA EXPERIENCIA: 26 de Junio


Experiencia: Después de algunos inconvenientes con la hora pues pudimos vernos al fin por la noche, me abre la puerta, con cierto suspense y paso dentro, es un apartamento nuevo y muy limpio.
Para mi lo mejor de todo fue que nos besamos durante todo el rato que estuvimos juntos, María sabe amoldarse a ti y a como besas, no soy de los "apasionados" sino más bien de los "suaves". Eso si, lo primero de todo "hicimos cuentas" como ella dice.
Al principio María intentó llevar la iniciativa pero , yo que no soy dado a tomarla, no sé porqué lo hice, tal vez ese fue un error por mi parte. Después de desnudarnos le pedí una ducha a lo que amablemente accedió y procedimos a ello, nos enjabonamos e intentó pasar a la acción allí mismo pero depués de un par de lametazos no la dejé seguir (salió mi vena masoca jajaja) y ella me decía que porque no la dejaba jugar con su "juguete" que era muy malo .
Salimos de la ducha y nos secamos, pasamos a la cama, e intenté que María disfrutara, la verdad no se si lo conseguí, pero creo que después de un rato de besos, caricias y estimulación de su clitoris, su respuesta fue lo que creo un final feliz por su parte.
Ahora empezó a besarme y me pidió que la penetrara, a lo que accedi gustosamente con ella encima (previo encapuchamiento) , se movía muy bien, pero decidí que era bastante y pase yo a colocarme encima, intentaba hacerla disfrutar como ella lo hacía conmigo y mientras tanto podía besarla y probar sus dulces labios.
Estuvimos así bastante rato hasta que la pido que se ponga a cuatro, y más tarde cuando estoy casi exhausto me tumbo y empieza a darme placer con sus labios hasta que soy yo el que llego a un final feliz.
La hora se nos había echado encima y sólo me dio tiempo a vestirme y despedirme.

No se si esperaré otros seis meses para el siguiente capricho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario