lunes, 3 de agosto de 2009

Errol 12-9-2007

Puro vicio. Así, sin más.

Hacía bastante tiempo que quería conocerla (no hay más que leer un poquito por aquí para saber porqué) y al fin tuve la oportunidad. Una hora con María y su amiga Michelle (preciosísima mulata), da para mucho y para muy poco, porque te quedas con infinitas ganas de explorar más combinaciones.

María despista al principio. Tiene un look como de vecinita de al lado pero en cuanto te mira, ya sabes lo que hay detrás... Su naturalidad ante el sexo es pasmosa. Habla (algunas frases son para enmarcarlas y su culo también), dirige, coloca, se come a Michelle enterita, por supuesto a mí también, mete su lengua por todos los sitios prohibidos, iniciativa a manta, por este lado, por el otro... y con la misma ligereza con la que vino, se va.

Dejando atrás un reguero de sexo en estado puro.

Joder, que muje

No hay comentarios:

Publicar un comentario